Creando un lugar de comunión

Tras bambalinas en la Aldea Global Mundial

MWC-FSCfullhall-300x200Por Harriet Sider Bicksler

Un gallo en Skype. Una choza de hierba y millas de Velcro. Canastas y los cinco grandes. ¿Cómo es que estas cosas, que aparentemente no se relacionan entre sí, se unen como parte de la Aldea de la Iglesia Global?

Primero, el gallo.

Vikal Rao de India ha prestado servicio como Coordinador General de la Aldea de la Iglesia Mundial para el Congreso Mundial Menonita PA 2015, que se celebra en Harrisburg, Pensilvania.

Al haber servido como asistente durante la Asamblea del 1997 en Kolkata, Rao tenía una visión para lo que él quería crear en el 2015. Realizó dos viajes a los Estados Unidos para visitar el Complejo de Exposición Agrícola con el propósito de saber cómo hacer concordar su visión con las realidades del espacio que la Aldea ocuparía.

Trabajar con coordinadores regionales y continentales, y también coordinadores locales, Art Bert y su esposa Donna de Dillsburg, Pensilvania, implicó hacer muchas llamadas por Skype. Bert recuerda por lo menos una de ellas puntualmente marcada por un gallo cacareando al fondo, en Kenia.

¿Y en cuanto a la choza de hierba y el Velcro?

Desde regiones continentales Bert recibió todo tipo de solicitudes para ayudar, a medida que elaboraban materiales para sus carpas.

Por ejemplo, la India quería una choza de hierba. Para suplir esa necesidad, Bert encontró dos familias en Pensilvania que habían vivido en Asia anteriormente. Se ofrecieron como voluntarios para hacer la choza.

“Millas y millas de Velcro era apenas uno de los artículos de la larga lista de insumos básicos necesarios para construir todas las paredes divisorias”, dice Bert.

¿Y las canastas y “los cinco grandes”, que fueron representados en la carpa de Africa?

Virginia Moyo, quien ayudó a organizar la carpa de la sección de Zimbabue, explicó que querían mostrar el orgullo que sienten por el trabajo de sus manos y cómo usan únicamente materiales que ya estén disponibles. Como parte de su contribución para la carpa de Africa, trajeron canastas tejidas a mano y esculturas de madera de los animales conocidos por los entusiastas a los animales salvajes como los “cinco grandes”: león, elefante, búfalo del Cabo, leopardo y rinoceronte.

Las mujeres tejieron las canastas, los hombres realizaron el trabajo de tallado en madera.

Ahora que la Aldea de la Iglesia Global está en pleno funcionamiento ¿cómo se sienten Rao y Bert en cuanto a todas esas horas de soñar posibilidades, de realizar llamadas por Skype, solicitando diversos materiales, y sí, incluso metidas de pata en el camino?

Rao mira alrededor y dice, “Me siento feliz. Yo quería un lugar en donde la gente pudiera confraternizar los unos con los otros para compartir su fe y aprender juntos. Eso es lo que está sucediendo”.

Bert también observa la escena y dice, “¿No les parece genial?”

Harriet Sider Bicksler está actualmente jubilada de su carrera como escritora y editora. Sigue sirviendo como editora de la Sociedad Histórica de los Hermanos en Cristo en el área de Harrisburg.

3 Comentarios

  1. Ravi Ravi
    25 25UTC julio 25UTC 2015    

    Dear Sir, Your service is appreciable and all the people who work hard to happened this event a great success .

    my prayers go with you all, plz upload many pictures of the event . so, we can see and praise God .

    Thank you !

    Shalom , Peace to ALL

  2. Jessica Mondal Jessica Mondal
    25 25UTC julio 25UTC 2015    

    Vikal, looking forward to photos of the Global Church Village… I am sure you did an awesome job. I just wish I was there too!!

  3. 28 28UTC julio 28UTC 2015    

    I thought the Global Village was awesome. I painted one of the huge cardboard boxes that separated the stage area from the seating area, and it was really cool to see the finished vision for the space come to fruition. What a great space for community, learning, activity, and even some naps!